Drones por la mejora de la sostenibilidad y el medio ambiente

27 Jun

En pleno año 2017, ¿quién no ha oído hablar de drones? Nadie. Quien más quien menos sabe algo de ellos, o los ha probado, ¡o incluso tiene uno! Pero los drones son más que un “coche teledirigido” que vuela. Son una herramienta que se puede aplicar a multitud de campos. Por ejemplo: acceso a zonas remotas, seguridad ciudadana, cine, deporte, ¡y hasta para reparto de pizzas! Pero de lo que hoy hablamos es del uso de drones para la trabajar por la sostenibilidad y el medio ambiente. ¿Cómo se hace? Te lo contamos.

 

Uno de los drones sobrevolando la zona y haciendo fotos guiado por su GPS

 

Tipos de drones y su historia

Más conocidos como vehículos aéreos no tripulados (VANT, o en inglés Unmanned Aerial Vehicle, UAV) los drones han ido evolucionando con el paso del tiempo. Y es que esa ha sido su característica principal, que nadie los pilote. Su uso hasta hace poco había sido principalmente militar, pero esta vez nos vamos a centrar en los drones aéreos civiles (porque también hay terrestres).

Al principio tenían más forma de avión, pero fueron evolucionando hacia una forma más similar a la de los helicópteros. En la década de los 90 es cuando empieza a emerger la investigación y el desarrollo. Aunque es ya en el año 2011 cuando la Organización Civil Internacional reconoce los drones como aeronaves (con todo lo que ello conlleva), y además los declara aptos para la aviación civil. Desde entonces hasta hoy en día, estas “aeronaves” han evolucionado exponencialmente. Tanto que el coste de los drones puede variar desde 50€ hasta más de 10.000€, dependiendo del uso que le quieras dar. ¡Tú mismo!

 

Imagen modelada a través de fotos capturadas con drones y procesada para la creación del mapa en 3 dimensiones de la superficie

 

Además estos pueden ser manejados por radio control o programados para que hagan las tareas que les encomendemos. Eso sí, en función del número de hélices, resolución de la cámara, GPS, altímetro, cámara térmica, sensores, sistemas, etc. Puedes disponer de un dron completo para una labor más profesional o un dron sencillo para aprender a manejarlo o simplemente jugar. Eso sí, cuando hablamos de medio ambiente y sostenibilidad, jugar no es una opción, hay que ser profesional.

Desde 2011 cualquiera puede tener un dron, ¡pero no te olvides de cumplir con la normativa! Clic para tuitear

Fotogrametría, mapas a través de fotos con drones

La fotogrametría es la técnica para tener imágenes de mapas y planos de grandes extensiones a partir de fotos aéreas, en este caso fotos con drones. Y esta es una de las líneas de negocio a la que se dedica la red de profesionales IDEYA (idea en aragonés). Ya sea para cartografía, sistemas de información geográfica o agricultura de precisión, el dron se ha convertido en una herramienta indispensable.

Su modus operandi consiste en programar el dron para que realice una serie de fotos en diferentes puntos geolocalizados a través del GPS. Luego, a través de la fotogrametría se “monta” el mapa. Es un sistema que requiere no sólo de la planificación del recorrido guiado. No, el proceso es semiautomático. Tanto para el despegue como para el aterrizaje tiene que estar vigilado (no se le puede dejar sólo).

Para que veáis un ejemplo, después de la toma de fotos y el procesado. Este es el resultado del modelado digital del terreno (MDT). En él se aprecian volúmenes, distancias, etc., todo un modelo en 3 dimensiones, ¡y todo ello fotografiado con un dron! Increíble.

Desde IDEYA han aplicado estas técnicas en diferentes ámbitos profesionales, como la agricultura de precisión o la topografía, entre otros. Principalmente gracias a la precisión de las fotos tomadas y a la constante evolución de la tecnología. Hecho que les permite adaptarse a los cambios para dar soluciones de sostenibilidad.

Y no sólo eso, el boom de los drones ha conseguido que sea más fácil preservar la biodiversidad y el medio ambiente, localizando especies amenazadas, por ejemplo. También monitorizando la actividad volcánica o detectar áreas deforestadas. Incluso vigilar las costas o cualquier zona de riesgo que pueda sufrir desastres naturales.

El medio ambiente, nuestro futuro

En definitiva, el uso de drones se ha extendido mucho aunque la legalidad de los mismos no siempre ha ido acorde a su evolución. Por eso, empresas como IDEYA están haciendo posible esa fusión entre tecnología y sostenibilidad. Ese saber aprovechar y adaptar la ingeniería al medio con el ánimo de estudiarlo, protegerlo y trabajarlo de manera sostenible. Algo que por desgracia no suele ser lo normal.

 

Los drones se han convertido en herramientas esenciales para la mejora de la sostenibilidad y el medio ambiente

 

Por eso, cada uno de nosotros podemos fomentar la cultura del cuidado del medio ambiente por un futuro mejor. Un antiguo proverbio dice: “El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años, el segundo mejor momento es ahora”. Así que como IDEYA, y como vimos con AUARA en su día, dediquémonos a fomentar la cultura de la sostenibilidad y hagamos de nuestro planeta, un lugar mejor.

¿Conoces algo más sobre drones? ¿Sobre sostenibilidad? ¿Medio ambiente? ¡A qué esperas! Cuéntanoslo en comentarios y así aprenderemos todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *